ESPAÑOL / ENGLISH
              

Boletín Comercial

Cámara de Comercio de Santiago

 

El Boletín de Informaciones Comerciales o Boletín Comercial, es un banco de datos de información económica, financiera, bancaria o comercial, administrado por la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), que efectúa sus publicaciones en cumplimiento de un obligación legal y reglamentaria que le ha impuesto el Decreto Supremo N° 950 del Ministerio de Hacienda del año 1928 y que ha sido refrendada por la ley N° 19.628 sobre protección de datos de carácter personales.

El Boletín Comercial que tiene por objetivo recopilar y publicar semanalmente, lo siguiente:

  • • Los protestos de Letras de Cambio y de Pagarés practicados en las Notarías del país.
  • • Los protestos de Cheques efectuados por los Bancos.
  • • Las Cuotas Morosas derivadas de mutuos hipotecarios y de préstamos o créditos de bancos, sociedades financieras, administradoras de mutuos hipotecarios, cooperativas de ahorros y créditos, organismos públicos y empresas del Estado sometidas a la legislación común.
  • • Las Aclaraciones de tales protestos y cuotas morosas, de modo de informar al mercado los pagos o regularizaciones de los incumplimientos comerciales por parte de los deudores publicados previamente en él.

 

Desde su origen en el año 1928, el único y exclusivo objetivo del Boletín Comercial es servir como herramienta de apoyo a los procesos de evaluación crediticia y riesgo comercial.

En función de este objetivo, es posible afirmar que el Boletín Comercial se ha convertido en un pilar fundamental de la expansión del crédito en la economía nacional, dado que constituye un elemento primordial e indispensable en la evaluación de los créditos. El Boletín Comercial debe ser visto como un instrumento al servicio de quienes otorgan préstamos, permitiéndoles evaluar su otorgamiento, de acuerdo al mérito que asignen a los antecedentes del solicitante. En síntesis, el Boletín Comercial ha logrado contribuir a la disciplina comercial del país, cumpliendo un rol determinante en la estabilidad del orden público económico nacional.

 

Origen del Boletín Comercial

El Boletín de Informaciones Comerciales nació como una iniciativa espontánea de los comerciantes de principios del siglo XX, que estimaron necesario traspasarse la información relativa a los clientes que incumplían los compromisos de pago suscritos en ventas al fiado.

Poco a poco, estos datos provenientes de comerciantes de diversas zonas del país se fueron centralizando y canalizando a través de la organización gremial que aglutinaba a los comerciantes interesados. De esta manera, se fue consolidando -informalmente- un instrumento que en su origen tuvo un carácter preventivo frente al otorgamiento de créditos o facilidades de pago.

En la segunda década del siglo pasado, el Boletín había alcanzado una importancia tal, que las autoridades de la época decidieron tomar cartas en el asunto y darle formalidad al instrumento mediante su oficialización como norma de la República.

A dicho objeto, el 28 de marzo de 1928, durante el primer gobierno de don Carlos Ibáñez del Campo, se dictó el Decreto Supremo N° 950 del Ministerio de Hacienda que, junto con regular el funcionamiento del Boletín, radicó su administración en la entonces Cámara de Comercio de Chile, que más tarde pasó a ser Cámara de Comercio de Santiago de Chile.

En 1999, la Ley N° 19.628, de Protección de la Vida Privada de las Personas, ratificó el valor del DSN° 950, en todo aquello que no fuese contrario a la propia Ley.