Se desacelera Masa Salarial en noviembre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
De acuerdo a estimaciones de la CCS, basadas en los datos publicados por el INE sobre remuneraciones y empleo, la masa salarial experimentó un crecimiento del 3%, prolongando la trayectoria de desaceleración observada en octubre (3,3%), luego de alcanzar un máximo de 4,5% para 2019 en el mes de septiembre.

De acuerdo a estimaciones de la CCS, basadas en los datos publicados por el INE sobre remuneraciones y empleo, la masa salarial experimentó un crecimiento del 3%, prolongando la trayectoria de desaceleración observada en octubre (3,3%), luego de alcanzar un máximo de 4,5% para 2019 en el mes de septiembre.

En el trimestre móvil terminado en noviembre el crecimiento de los asalariados alcanzó un 1,8%, mejorando levemente la expansión del mes previo.

Por su parte, los no asalariados solo crecieron un 0,3% en 12 meses en noviembre y dentro de ellos los por cuenta propia lo hicieron en un 1%. Tanto este resultado, como el de trabajadores asalariados, llaman la atención debido a que se esperaba un impacto sensible sobre estas cifras producto de las consecuencias del estallido social. La incidencia de cifras previas dentro del trimestre móvil septiembre-noviembre explica en parte este rezago y las expectativas apuntan a que, a partir del trimestre móvil terminado en diciembre, los indicadores del mercado laboral mostrarán un deterioro más visible, que se traducirá en una nueva desaceleración de la masa salarial.

Los datos de noviembre muestran además un aumento del 1,2% en las remuneraciones reales, marcando el tercer mes consecutivo en desaceleración (2,5% en agosto). Las remuneraciones nominales, en tanto, aumentaron un 4,3% promedio, siendo las mayores alzas las registradas en los sectores información y comunicaciones, con 7% nominal,; las actividades financieras y de seguros (6,3%); agua y servicios sanitarios (5,9%); alojamiento (5,5%); y administración pública (5,3%). El sector comercio registro una expansión nominal de 4,3%.

Por su parte, el componente empleo mostró retrocesos en 7 de los 17 sectores de actividad económica, destacando Información y comunicaciones (-20%), Electricidad y Gas (-4,6%), Industria manufacturera (-3,6%), actividades inmobiliarias (-3,4%), y enseñanza (- 2%).

Estos sectores en general muestran signos de debilidad desde comienzos de año. En el caso de actividades financieras acumulan 13 períodos de contracción, el sector industrial 15, información y comunicaciones 9, y el sector inmobiliario 6 períodos.

Por otro lado, los sectores que presentaron crecimiento en el empleo fueron aguas y servicios sanitarios (30,6%), artes y entretención (14,7%), minería (11,8%), construcción (6,3%), atención de salud (6,4%), y comercio (1,6%).

En el sector público los trabajadores asalariados crecieron un 3,4%, superando nuevamente a la expansión del empleo privado, mientras sus remuneraciones nominales avanzaron un 2,5% en 12 meses.

Para los próximos meses se espera una disminución importante en el empleo remunerado, un aumento de los trabajadores por cuenta propia y una desaceleración en las remuneraciones. La calidad de los indicadores laborales en general debiera verse deteriorada, lo que tendrá un impacto en los ingresos de los hogares y en la demanda interna.