Empresas asignan 51% de probabilidad a enfrentar una recesión este año

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
En medio de un escenario complejo para la actividad económica, el Índice de Expectativas Empresariales (IEE) de la CCS retrocedió 9 puntos entre septiembre y enero pasado, para llegar a las 50 unidades, su nivel más bajo de los últimos 3 años.

Debido a lo impredecible del efecto 18 de octubre, la estrecha relación estadística entre el IEE y la actividad económica se rompió durante el último trimestre de 2019, en que la caída del Imacec no fue anticipada por las expectativas empresariales de septiembre, previas al estallido social.

El sector comercio, duramente golpeado por la delincuencia y por la incertidumbre de los hogares a partir de fines de octubre, se situó como el más pesimista en la economía, con un IEE de 47 puntos, 12 menos que en septiembre de 2019. La mayor caída, sin embargo, se produjo en el sector de la construcción, cuyas expectativas cayeron 16 puntos, con lo que pasó de ser el más optimista (65 puntos), al segundo más pesimista (49). El resto de los sectores también registró retrocesos, quedando servicios con 50 puntos, y recursos naturales e industria manufacturera, ambos con 54 unidades.

Entre los indicadores más preocupantes revelados por la encuesta, se encuentra la dramática caída del porcentaje de empresas que espera una mejoría de la economía durante los próximos 12 meses, desde un 38% en septiembre a apenas un 5,5% en enero, el nivel más bajo en los 15 años de historia del IEE. En la mayoría de los sectores este porcentaje casi desapareció, ubicándose en torno al 2% en el comercio, la industria, la construcción y recursos naturales.

Otro indicador que batió records fue la probabilidad que las empresas asignan a que Chile entre en recesión dentro de los próximos 12 meses, la que por primera vez se ubicó por sobre el 50%.

El porcentaje de empresas que asigna más de 50% de probabilidad a una recesión también se ubicó en su máximo histórico, llegando al 40%. Las grandes empresas son las más pesimistas en este indicador, con un 48% de ellas viendo más probable que ocurra ese escenario.

En materia de inversiones, solo un 4% de las empresas considera el momento actual es bueno para realizar inversiones: un 71% lo considera incierto y un 25% derechamente malo.

Un 16%, en tanto, planea aumentar sus niveles de inversión en 2020, igualando porcentaje que espera disminuirlas. La mayoría, el 68%, espera mantenerlas. Servicios es por lejos el sector con mayor proporción de empresas que espera aumentar inversiones, un 17%. El resto de los sectores se ubica entre el 5 y el 7 por ciento. El promedio histórico indica que el 35% de las empresas normalmente revela intenciones de aumentar inversiones, más del doble que la cifra actual.

En materia de empleo, un 75% de las empresas espera mantener su dotación, un 11% aumentarla y un 15% disminuirla. Esta intención de contratación también se encuentra muy debajo del promedio histórico (23%).

En síntesis, un complejo escenario de expectativas, que anticipa trimestres difíciles para la economía local.