CCS: Violenta caída de la Masa Salarial en junio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
De acuerdo con las estimaciones de la Cámara de Comercio de Santiago, la masa salarial de junio cayó 12,8% en 12 meses, profundizando la contracción experimentada en abril y mayo. El resultado se produjo a consecuencia de una caída del 12,9% en el empleo asalariado en conjunto con una variación prácticamente nula en las remuneraciones reales.

Si se asume la misma variación de remuneraciones para los trabajadores no asalariados se obtiene una impresionante caída del 37% en la masa salarial de ese segmento, y del 20% para el total de trabajadores del país.

Desde este punto de vista, la situación es dramática y lamentablemente podría empeorar, considerando la cantidad de empresas intermedias de alta contratación de mano de obra que sigue a la espera del Fogape Plus, acordado entre el Gobierno y la oposición y anunciado hace casi 2 meses, pero que no da señas de materializarse. La capacidad de resistencia de esas empresas ha llegado al límite y la falta de mecanismos de apoyo para enfrentar la crisis se traducirá en bajas inevitables.

A nivel de sectores, si bien la mayoría de las principales actividades económicas mostró leves aumentos en sus remuneraciones nominales, la caída del empleo tuvo en general efectos devastadores sobre los ingresos totales de los trabajadores: en actividades relacionadas a turismo y restoranes el empleo cayó casi un 50% en 12 meses, en la construcción disminuyó un 31% y en el comercio un 24%, poco más que en minería y transporte y almacenamiento. Solo rubros de alta rigidez laboral, como la administración pública, o de alto componente de información, como el sector financiero, o que han visto incrementar su actividad debido a la contingencia, como el mismo sector financiero y los servicios de salud, han experimentado efectos menos dramáticos en la trayectoria de sus respetivas masas salariales.

Para los próximos meses, se esperan principalmente dos efectos contrapuestos sobre la masa salarial: por un lado, el inicio de las etapas de transición hacia el desconfinamiento han comenzado a movilizar nuevamente a una gran cantidad de actividades que se encontraban paralizadas o con muy baja operación, lo que tendrá efectos de corto plazo en el empleo. Por otra parte, como se comentó más arriba, la intensidad y extensión de la crisis de liquidez que ha sufrido la mayor parte de las empresas está cobrando más bajas entre unidades productivas, detrás de las cuales se perderán empleos difíciles de recuperar en el corto plazo.