Arbitrajes completaron en septiembre cinco meses de alzas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
La directora ejecutiva del CAM Santiago, Macarena Letelier, señaló a Diario Financiero, que han seguido funcionando en forma virtual a pesar de la emergencia sanitaria.

DIARIO FINANCIERO – Desde fines del segundo trimestre, el Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio de Santiago (CAM Santiago) ha constatado un persistente aumento en el número de causas en comparación con el año pasado. De hecho, explica la directora ejecutiva de la entidad, Macarena Letelier, entre mayo y septiembre las solicitudes llegan a 214 versus las 163, o sea, un alza superior a 30%.

‘El número de ingresos refleja un aumento sostenido en la conflictividad’, dice, junto con precisar que acontecimientos como el estallido del conflicto social en octubre de 2019 y la pandemia han impactado la capacidad de las partes para cumplir sus contratos. ‘Las demandas, ya sean en sede judicial o arbitral, no son inmediatas sino luego de un tiempo desde que se origina el incumplimiento, por eso el aumento aparece desfasado’, aclara.

– ¿Qué lecciones se sacan de este periodo de emergencia?

– La pandemia nos ha dejado muchas lecciones, entre ellas la necesidad de trabajar colaborativamente para salir adelante. En materia económica se requieren certezas, repactar deudas, acordar modificaciones o términos de contrato para planificar los meses difíciles y prepararse para una reactivación. Negociar soluciones en conjunto, en especial con el apoyo de un árbitro o un mediador, evita transformar el conflicto en un enfrentamiento largo y costoso que deja a las partes con escasas posibilidades de volver a contratar. Al final, la confianza se pierde.

¿En qué áreas hay más causas?

– La construcción ha sido el sector que históricamente más arbitrajes ha presentado. Se trata de contratos de larga duración, complejos, donde la probabilidad de que se presenten discrepancias, que luego terminan en conflictos, es alta. Sin embargo, este año las solicitudes de arbitrajes que más han aumentado, en relación con un año normal, son los contratos de arrendamiento. Estos se han duplicado, lo que es fiel reflejo de problemas de pago de rentas a raíz de la actual situación económica. Asimismo, han aumentado los incumplimientos de promesas de compraventa pactadas previo a la pandemia.

En las mediaciones los casos más frecuentes también han sido en materia de arrendamiento. La buena noticia es que, de los casos finalizados, más del 50% ha alcanzado un acuerdo.

Trabajar en pandemia
– ¿Cómo han funcionado temas como la presentación de pruebas que antes eran presenciales?

– Lo primero, es señalar que desde finales de marzo hemos seguido adelante con más del 80% de los arbitrajes. El hecho de no poder realizar presencialmente las audiencias, no impidió que las partes hayan agendado video conferencias en diferentes etapas del proceso. De la misma forma, el ingreso de causas se realiza por correo electrónico.

El consejo del CAM ha sesionado semanalmente, designando árbitros y mediadores durante todo el año. Durante estos seis meses se han realizado más de seiscientas audiencias por diferentes plataformas.

– El año pasado ingresaron árbitros mujeres al CAM. ¿Qué porcentaje de causas están llevando?

– El CAM Santiago designó, en abril de 2019, 26 nuevas árbitras, pasando de tener una representación del 7% de abogadas en la nómina, a casi 20%.

En cuanto a las designaciones del consejo, siempre se consideran mujeres (…) En las designaciones que realizan las partes de común acuerdo aún es mayor la tendencia por nombrar árbitros hombres. Aquí puede influir el menor conocimiento que hay aún de las mujeres en este ámbito.

¿Han aumentado los arbitrajes internacionales considerando las medidas excepcionales que implica no cumplir los contratos en fechas proyectadas?

– En lo que va de este año, los arbitrajes internacionales han aumentado 40%. Esto habla muy bien de Chile como sede, tanto por la incorporación de tecnología al sistema que ha permitido que estos sigan adelante. En la región también se ha notado un alza, más aún este año en que muchos sistemas judiciales suspendieron la tramitación de sus causas, lo que llevó a que se optara por estos mecanismos que siguieron adelante con la utilización de medios tecnológicos y servicios virtuales. La mediación por medios tecnológicos se ha transformado en el 2020, en Chile y a nivel comparado, en un gran espacio para que las partes resuelvan sus conflictos.