fbpx

Carta al director del Presidente de la CCS: “No validar la ilegalidad”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Peter Hill hace un llamado a "considerar con cautela precedentes de validar la ilegalidad y otorgar facilidades al comercio ilícito, lo cual podría representar un gran retroceso en el objetivo de formalizar las actividades comerciales, tanto por razones de seguridad como de competencia desleal contra el comercio establecido".

LA TERCERA – Respecto a la Mesa de Trabajo liderada por el ministro del Interior, que suma a los alcaldes de Santiago y Estación Central para buscar una solución a los comerciantes ilegales, apoyamos la instancia de buscar acuerdos considerando la situación extraordinaria por la que pasamos.

Sin embargo, hacemos un llamado a considerar con cautela precedentes de validar la ilegalidad y otorgar facilidades al comercio ilícito, lo cual podría representar un gran retroceso en el objetivo de formalizar las actividades comerciales, tanto por razones de seguridad como de competencia desleal contra el comercio establecido.

Al respecto, es totalmente válido el argumento de los comerciantes establecidos de la Región de Los Lagos, que piden a las autoridades flexibilizar el cierre del comercio dispuesto como consecuencia de la cuarentena que afecta a la zona. Ellos reclaman que mantenerse cerrados en esta época representa un golpe mortal para su presente y para su futuro. Entre sus argumentos destaca uno fundamental: que mientras el Estado obliga al comercio formal a mantener paralizadas sus actividades, el comercio ilícito vive un enorme auge, sin fiscalización alguna e infringiendo todas las normas.

Nos vemos enfrentados muchas veces a la injusticia de que alguien que vende artículos de origen desconocido en una esquina sea considerado un “emprendedor”, mientras que el comerciante de la misma esquina, que debe pagar arriendo, derechos municipales, impuestos, salarios y todas las obligaciones propias de la empresa, es catalogado un “indeseable empresario”. Para nosotros este último es el único que merece el título de “emprendedor”.

Si bien entendemos que estamos en una época especialmente desafiante, debemos hacer lo posible por velar por un comercio legal, que dé seguridad y contribuya al desarrollo sostenible del país.