MASA SALARIAL CAYÓ 12% EN SEPTIEMBRE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
De acuerdo al estudio de la CCS, la pérdida de empleo sigue siendo responsable del pronunciado descenso de este indicador, con una caída del 12,5% en el segmento de trabajadores remunerados en septiembre.

Según las estimaciones de la CCS en base a los datos publicados por el INE, durante septiembre la masa salarial se contrajo un 12% en 12 meses, reflejando una situación extraordinariamente compleja para los ingresos laborales, si bien reflejando una leve mejoría en relación a los meses previos, en que se llegó a aproximar al 15% de caída. El avance de los planes de desconfinamiento en diversas comunas del país ha permitido volver a activar cadenas productivas que se encontraban detenidas o a muy baja operación, lo que lentamente va permitiendo recuperar parte del empleo perdido durante los meses más duros.

Con este resultado, la economía acumula 6 meses consecutivos de contracción en la masa salarial.

La pérdida de empleo sigue siendo responsable del pronunciado descenso de este indicador, con una caída del 12,5% en el segmento de trabajadores remunerados en septiembre, mientras que las remuneraciones reales siguen recuperándose marginalmente, esta vez a un ritmo de 0,5% en 12 meses.

A nivel de sectores, las actividades financieras siguieron mostrando un desempeño muy sobre el resto de la economía en generación de empleo, con un alza de un 17% en 12 meses en su contratación, su tercer registro positivo consecutivo. En el extremo opuesto, actividades muy golpeadas por la pandemia, como turismo y restoranes (-46%), construcción (-34%), transporte (-25%) y comercio (-21%), siguieron mostrando caídas significativas en su empleo. A ellos se suma la minería (-21%) y, en menor medida, educación, industria y salud.

En la mayoría de los sectores se registraron alzas en remuneraciones nominales, acordes a la tendencia general del mercado, destacando el caso del comercio, en que aumentaron un 7,6% en 12 meses.

El total de ocupados de la economía, en tanto, registró un descenso del -17,8%, levemente menos que en agosto, mientras que el empleo no asalariado cayó en un 31%. Si se estima la variación de las masa salarial para este último segmento utilizando la misma evolución de las remuneraciones de los asalariados, se obtiene un todavía impresionante -31%, pese a la mejoría respecto de agosto.

Según origen institucional, el empleo asalariado privado cayó un -15,2% en septiembre, mientras que en el sector público se contrajo solo un -0,3% en igual periodo, lo que probablemente está relacionado con las rigideces que presenta la contratación pública y a la necesidad de mayor capacidad de administración de los programa de apoyo que se han implementado para hacer frente a la crisis.

En los próximos meses, se espera una prolongación de la tendencia reciente, con desaceleraciones adicionales en el ritmo de contracción del empleo en 12 meses y marginales repuntes de las remuneraciones reales, ambos favorecidos por el avance de los planes de desconfinamiento en la mayoría de las regiones y por los efectos de corto plazo  en la demanda interna de los retiros de fondos previsionales.