fbpx

Presidente de la CCS: “La Constitución no resolverá por arte de magia los problemas de las familias”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
En entrevista con el diario "La Segunda", Peter Hill se refiere además a la grave crisis que afecta al país, indicando que "solucionar el grave problema de los dos millones de personas que perdieron el empleo durante la pandemia. Ese es el principal desafío actual del país"

LA SEGUNDA – “Estoy convencido que la capacidad creadora y la libertad de emprender son fuerzas que siempre deben perdurar. La tecnología en permanente evolución solo acompaña estos avances, pero el ingenio humano y el espíritu emprendedor son insustituibles, cualquiera sea el tamaño del empresario”. La reflexión de Peter Hill a tres meses de cumplir 80 años resume lo que ha visto que permanece en el país, mientras ante sus ojos se alternaban gobiernos de todos los signos políticos, con experimentos económicos igual de variados.

Pedimos conversar con él luego de que la Cámara de Comercio de Santiago –de la cual es presidente- difundiera algunos conceptos para incorporar al debate constitucional, posición que ubica al gremio en una lógica propositiva, alejándose de discursos más catastrofistas: ‘Quiero ser optimista. Sin embargo, para reactivar la economía y superar la crisis derivada de la pandemia se necesita que el mundo político mejore su capacidad de acuerdos. Esperamos que en 2 o 3 años más Chile sea un país mucho mejor, con una nueva Constitución consensuada por todos, pero necesitamos solucionar el grave problema de los dos millones de personas que perdieron el empleo durante la pandemia y de sus familias. Ese es el principal desafío actual del país’, alerta en esta conversación que se inició por escrito, y se remató presencialmente.

De marino a Rey de la laca

“En la vida uno tiene que buscárselas”, es parte de su síntesis de vida. De hecho, sus abuelos –el inglés Hill y el irlandés Dowd- llegaron a Chile a trabajar en el mundo salitrero, pero una vez que este colapsó en los años 30 del siglo pasado, se instalaron en la zona central del país. En 1941 nace Peter –como le dicen sus propios hijos, nietos, “y los amigos de mis hijos y de mis nietos”-, que en su adolescencia ingresaría a la Armada, de la cual recuerda como su mejor etapa el recorrido de los canales del sur a bordo de un patrullero.

Un accidente y una oferta laboral desatarían desde los años 60 la etapa comercial de Hill: la Esso, los alimentos General Mills y luego el laboratorio Ballerina. Hasta que a inicios de los 70, se encontró sin trabajo: “Y dije qué hago”, recuerda, y con otro amigo “a principios de 1971 pusimos un aviso en el diario para comprar un laboratorio de cosméticos, y como mucha gente estaba abandonando el país, tuvimos la suerte de comprar uno que estaba cerrado, pero con todas sus patentes al día: Laboratorios Dúo”.

Y se entusiasma recordando cómo partieron con colonias, para luego agregar aerosoles –alguna publicación de la época lo describió como el “rey de la laca”-, en medio de las restricciones de la UP, que lo obligaron a desarrollar por ejemplo, un incentivo a los basureros para que le reciclaran los tubos de aerosol, y él así rellenarlos ante la imposibilidad de importar nuevos: “¡Si me escuchara el ministerio de salud de la época me mata… ja ja!”.

Empresas químicas, criadores para exportar alpacas –que cerró antes del estallido social, porque EE.UU. bloqueó la importación para proteger a sus productores- y otro de caballos de salto, son parte de sus apuestas en la vida: ‘Yo he trabajado intensamente de lunes a viernes. Y una de las cosas que he hecho es tratar de no llevarme tareas a la casa. Respetar los horarios para compartir con mis hijos, nietos. Siempre traté de compartir la mesa, pues lo considero fundamental para la vida familiar’, repasa hoy.

‘En cuanto a mi sello personal, es la mirada optimista frente a escenarios complejos. Esa es una característica en común de quienes hemos sido empresarios siempre’, refuerza.

-“Pasaron los tiempos de cambios lentos y pausados, el cambio permanente es la realidad de cada día y sólo podemos elegir entre adaptarnos y quedarnos atrás y desaparecer”, señaló en 2019 ante el desafío del comercio electrónico.

¿En términos más personales, a qué es lo que a usted le ha costado más adaptarse en los últimos años?

-Me siento muy cómodo con la adaptación a los nuevos tiempos, porque en mi familia los cambios tecnológicos son parte de nuestras vidas. La cercanía con mis hijos y nietos, además, siempre me ha permitido estar muy actualizado con los rápidos avances tecnológicos, especialmente en los últimos años. En mi caso he tenido la suerte de dirigir la CCS en el período en que nuestra entidad ha apostado al desarrollo del comercio electrónico, que le ha traído grandes beneficios al país, especialmente en esta época de pandemia.

-Pero no tiene Twitter, por ejemplo…

-No, ni tampoco Facebook. Eso sí, las entiendo y las leo, pero no me meto. Y no estaré en Twitter tampoco, ¡menos si es que publico algo y después me sacan la madre!

Mujeres en empresas: Mirada global y a la vez detallistas

-Además de la tecnología, , otro cambio importante estos años ha sido el mayor papel de la mujer en la empresa. En los 90 no había ninguna en las altas esferas de la CCS y hoy de los 9 consejeros renovados 5 fueron mujeres en la última elección. De hecho, en la última elección de árbitros se pasó del 7% de mujeres al 20%…

-Debemos ser claros: ojalá que estos cambios se hubieran dado antes y más rápido. Nos estamos poniendo al día. Para mí, trabajar con mujeres en el Directorio y las gerencias de la CCS y en mi propia empresa, ha sido siempre un aporte y un agrado. La mujer incorpora dinamismo y un liderazgo que enriquece el funcionamiento de las organizaciones, tienen una mirada global de las cosas, pero además son detallistas y siempre están abiertas a nuevas tareas, desafíos y a innovar. El avance que vemos hoy se ha dado de manera más orgánica que programada, independientemente que desde el Directorio y Consejo de la CCS hemos estado promoviendo en los últimos años la incorporación de más mujeres.

-Y específicamente usted, qué switch mental ha debido adaptar con esa incorporación.

-Yo soy feliz con todas estas mujeres al lado, no tengo problema… Siempre he sido un caballero, así que eso no es tema.

-Y qué cree más fácil: una mujer presidiendo la CCS o un líder del comercio presidiendo la CPC…

-Hoy no hay ningún impedimento para que una mujer pueda ser presidenta de un gremio empresarial. Y de hecho es muy factible que en un futuro cercano una mujer pueda presidir la CCS y que además el comercio lidere la CPC en los próximos años. Si las dos cosas ocurren simultáneamente,¡sería extraordinario!

“La Constitución no resolverá por arte de magia los problemas del país”

-Usted, ya en 2014 si bien defendía el modelo de mercado contra la retroexcavadora, alertaba que era necesario reducir la desigualdad. ¿Con esas reflexiones de hace 6 años, le extrañó todo lo ocurrido post 18 de octubre?

-Por desigualdad me refiero a la posibilidad de que, con independencia del lugar donde un niño nació o vive, tenga oportunidades relativamente similares para construir una vida mejor en base al esfuerzo y el trabajo. Para ello, es fundamental mejorar la educación en los sectores vulnerables. El 18 de octubre de 2019 fue una campanada de alerta para la sociedad entera. El mensaje fue que déficits como la calidad de la educación o el monto de las pensiones no podían esperar décadas para ser mejorados. Sería un error pensar que solo el sector empresarial tiene una tarea: también la tienen los políticos, la academia, los padres de familia, los sindicatos y la sociedad civil. El objetivo es construir un país en que la gente sienta que avanza, que crece y que es valorada. Todo lo anterior no tiene nada que ver con la violencia. Todo lo contrario. Quemar cientos de comercios, iglesias, monumentos y mobiliario público y destruir cientos de miles de puestos de trabajo retarda las soluciones y las hace inviables. Por eso la violencia debe ser rechazada con claridad y sin ambigüedades.

-El otro cambio que visualizo en ustedes es el abrirse al tema constituyente, con propuestas. ¿Cómo se gesta esa actitud centrada en lo propositivo más que en lo alarmista?

-Es evidente que la Constitución no resolverá por arte de magia los problemas del país ni de las familias, que se plantearon a partir del 18 de octubre. Sería honesto que se le explicara a la gente eso. Lo que el cambio constitucional deberá recoger es una nueva realidad, surgida luego de la llamada sociedad digital, a la reforma de los sistemas de organización de la empresa y a la globalización de valores fundamentales, como el respeto a la democracia y a la dignidad de las personas. Diversos gremios empresariales, analistas y especialistas del ámbito constitucional y económico, estimamos fundamental preservar determinados contenidos y principios de la actual institucionalidad económica, con los perfeccionamientos que se estimen adecuados, ya que, dado que el proceso constituyente se extenderá por cerca de dos años, es importante generar mayores grados de certidumbre. Por eso quisimos pasar de los temas accesorios, como la elección de los constituyentes, a los temas de fondo, vinculados a los contenidos de la nueva Constitución.

-De los puntos planteados por ustedes, ¿cuáles cree que están más en riesgo o serán más difíciles de convencer?

-Es importante lograr consensos sobre aspectos centrales del sistema económico, que hoy no existen, fundamentalmente porque hay un profundo desconocimiento de cómo funcionan los instrumentos institucionales en las naciones que más progresan. La protección del derecho de propiedad por ejemplo, suele percibirse como un mecanismo de respaldo a las personas con alto patrimonio y no es así, porque protege, por ejemplo, a quien es dueño de un almacén, un pequeño comercio, una pequeña industria o incluso una vivienda. En otro aspecto, el principal riesgo en los países es el populismo y allí la autonomía del Banco Central resulta clave para frenar el uso político de los recursos fiscales y cautelar la estabilidad de los precios. También indicamos como relevante el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos. El listado incluye elementos esenciales para que una sociedad funcione con armonía y estabilidad.

-De las propuestas que han salido, ¿hay algunas más riesgosas?

-Hay declaraciones que han sido absurdas y extremistas. Decir por ejemplo que todo lo del agua debe ser estatizado. No puede ser, en mi criterio… Para mi, sí es fundamentales que exista el mismo nivel de calidad en salud y educación para todos –y el Estado solo no es quien arregle esto, porque mi experiencia me indica que hay muchas cosas manejadas por el Estado que no funcionan–…

-Mejorar la calidad en educación y salud abre el tema de las lucas…

-Siempre escuchamos “más lucas… más impuestos”. ¿Ha escuchado alguna vez “hay que recortar gastos”? En una empresa una cosa es vender más, para tener más ingresos, pero si hay problemas económicos, hay que mirar los gastos. El Estado debería ser mucho más eficiente: el gastadero de plata es gigantesco. Es cosa de mirar Cenabast… ¡que Dios me libre! Todos los años deben botar remedios que se les vencen.

-Pareciera ser políticamente muy difícil recortar. Ya vio al ministro de Hacienda que afirmó que partirían de un Presupuesto 0, justamente para repensar todo el gasto y…

-… Wishful thinking.

-¿Cómo debe ser la participación empresarial en lo constituyente?

-Es muy importante que participe. Veo con satisfacción que en el mundo privado se están organizando para contribuir. Ellos pueden aportar sentido de realidad. Porque pocas personas están más cerca de ella que quien debe combinar decenas de factores para hacer empresa. Quien tiene por ejemplo una fábrica, pequeña o mediana, se transforma en un experto en recursos humanos, conocimiento de las necesidades de las personas, sistemas logísticos, legislación laboral y tributaria, conoce si hay cualquier alteración que impida despachar sus productos o si hay una ley que pueda perjudicar su empresa y a sus trabajadores.

-¿Sabe de alguno que evalúe ser constituyente?

-Mucha gente está interesada, pero el mundo político no ha sido oportuno en fijar las reglas y son los partidos los que deben dar el espacio para que puedan participar representantes del mundo empresarial e independientes. De hecho, uno de nuestros directores quiere presentarse a constituyente: Dionisio de la Cerda.

-Y como gremio, ¿trabajarán temas específicos?

-Una idea es ayudar a aquellas personas que se presentarán, apoyarlos con conocimiento, a través de contenidos.

Más detalles esta entrevista AQUÍ.