CCS: Propuesta de cierre total del comercio hasta las elecciones es devastadora para el abastecimiento y el empleo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
El gerente general de la CCS, Carlos Soublette, indicó que es urgente asegurar espacios controlados para que las personas no se sientan forzadas a recurrir al comercio informal y clandestino.

Las comisiones unidas de Gobierno Interior y Constitución de la Cámara de Diputados aprobaron una indicación que propone el cierre de la totalidad del comercio considerado “no esencial” hasta el día de las elecciones, en el marco del proyecto que busca aplazar los comicios desde el 11 de abril al 16 de mayo.

La medida, que aún debe pasar por la Sala de la Cámara de Diputados para ser aprobada, contiene visos de inconstitucionalidad, además de suponer un golpe muy duro a la cadena logística del comercio y el empleo en el país y un incentivo al comercio informal.

Al respecto, el gerente general de la CCS, Carlos Soublette, adelantó que en caso de que prospere la medida, el gremio no descarta recurrir al Tribunal Constitucional y otras instancias judiciales que así lo ameriten. “Las medidas adoptadas el año pasado se tradujeron en la pérdida de dos millones de empleos directos en el país. Con gran esfuerzo la economía ha logrado recolocar a la mitad de esos trabajadores, y una medida de este tipo los vuelve a poner en riesgo y aleja la posibilidad de recuperar al resto, haciéndola en la práctica casi imposible. Entendemos la necesidad de resguardar la salud de las personas y para ello es que el 80% de la población se encuentra en Fase 1. Endurecer la cuarentena cerrando el comercio durante casi un mes y medio generará efectos impensados en el abastecimiento de la población, en el empleo y las remuneraciones de las familias.”, indicó el ejecutivo.

Además, el representante del comercio indicó que es urgente asegurar espacios controlados para que las personas no se sientan forzadas a recurrir al comercio informal y clandestino. “El comercio formal ha demostrado ser un espacio seguro, que a través de estrictos protocolos sanitarios evita la propagación masiva del virus, cosa que no ha ocurrido con otros espacios no establecidos”, precisó.

En este escenario, Soublette hizo un llamado a los parlamentarios a votar en conciencia velando por el correcto equilibrio entre el resguardo de la salud de la población y la promoción de iniciativas comerciales que permitan mantener a flote a las familias chilenas.

De acuerdo con el análisis realizado por la Cámara de Comercio de Santiago, de aprobarse la iniciativa tal y como está redactada, ésta implica un régimen sanitario diferente al que ya está operando el comercio establecido conforme a la Fase 1, lo cual conlleva contingencias como:

  • Grave afectación a la logística y, con ello, a la cadena de abastecimiento, interrumpiendo el acceso al consumo de los hogares.
  • Riesgo de aumento explosivo del comercio informal y el impacto que ello produzca en el incremento de contagios.