fbpx

Comercio avanza a normalización de inventarios con fuerte crecimiento en importaciones de bienes de consumo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
El estudio realizado por la Cámara de Comercio de Santiago indica que dentro de las importaciones durables, destacan las internaciones de automóviles que, por séptimo mes consecutivo, muestran cifras positivas al crecer 171% respecto de agosto del año pasado.

Las importaciones de bienes consumo crecieron un 92% en 12 meses durante agosto, luego de haberse duplicado durante el segundo trimestre del año. El dinamismo observado desde marzo a la fecha alcanza marcas históricas, completando nueve meses consecutivos de incrementos, luego de una larga trayectoria de contracciones producto de la pandemia. En lo más reciente, las importaciones de consumo han revertido esta situación, debido al aumento transitorio en los ingresos de los hogares (retiros previsionales y ayudas fiscales extraordinarias), a la recuperación parcial del empleo, a las mejores expectativas de las empresas ante el crecimiento de las ventas y, sin duda, al desconfinamiento mayoritario de la población. De este modo, las importaciones de consumo de los últimos meses se ubican en niveles muy superiores a los alcanzados incluso antes de la pandemia.

Por tipo de bienes, los durables han mantenido una trayectoria creciente desde octubre del año pasado, producto de los retiros previsionales y las ayudas fiscales que se ha ido extendiendo, tanto a más personas, como por periodos más largos.

Las internaciones de bienes durables aumentaron 116%, respecto de agosto del año pasado, luego de que en el trimestre previo mostraran un alza récord de 153%. Estas cifras encuentran solo un episodio similar en la historia reciente, luego del 27-F de 2010, cuando las importaciones de este tipo de bienes subieron en promedio 113% en el semestre posterior al desastre, debido a la necesidad de reponer gran cantidad de bienes durables destruidos en dicho episodio.

Los resultados recientes reflejan el significativo aumento de la demanda por este tipo de bienes. En efecto, las ventas minoristas de durables subieron en promedio un 74% anual entre enero y julio de este año, presionando a las empresas a incrementar sus inventarios.

Las internaciones de bienes semidurables también mostraron en agostos un alza importante, de 94% en 12 meses, luego de que en julio aumentaran un 82% anual. En ambos casos, la magnitud del aumento refleja el fuerte crecimiento en la liquidez de los hogares.

Dentro de los bienes semidurables destacan las importaciones de vestuario y calzado, cuya demanda se vio fuertemente afectada durante la pandemia, y que en los más reciente han retomado gran dinamismo. En efecto, entre marzo y julio de este año las ventas de vestuario y calzado muestran un aumento promedio de 137% anual.

Al descomponer las importaciones durables, destacan las internaciones de automóviles que, por séptimo mes consecutivo, muestran cifras positivas, al crecer 171% respecto de agosto del año pasado (junio 426% y julio 208% en 12 meses). Este dinamismo ha ido de la mano de las ventas de automóviles. Las ventas de unidades en el mercado local crecieron un 97% en 12 meses (en junio 296% y en julio 233% anual), según cifras de ANAC.

Le siguen los Electrodomésticos, que aumentaron 134% en 12 meses, fuertemente influidos por la presión de inventarios que se produjo debido a la pandemia, donde se sumó el alza en la liquidez de los hogares. Esta situación se vio reflejada en la demanda por este tipo de bienes. Es así como las ventas de electrodomésticos y equipamiento para el hogar y tecnológicos, crecieron 61% en los primeros siete meses del año.

A su vez, las internaciones de celulares también han tenido un desempeño destacado, al aumentar en agosto un 44% en 12 meses, acumulando un alza de 62% en lo que va del año.

Las importaciones de computadores, en tanto, registraron un crecimiento de 92% anual, con lo cual acumulan un aumento de 101% en el año. Estos resultados se han visto fuertemente influidos por el cambio de hábitos entre consumidores y empresas hacia el teletrabajo y la educación a distancia, entre otros factores, sumándose a ello el aumento transitorio de los ingresos en los hogares.

En general, la trayectoria de las importaciones de bienes de consumo ha seguido una tendencia sincronizada con las ventas del comercio minorista, con correcciones severas en los trimestres afectados por el estallido social de octubre de 2019 y luego por la emergencia sanitaria. En lo más reciente, la recuperación de las importaciones han ido de la mano de la recuperación de las ventas minoristas, en respuesta al mencionado aumento en los ingresos.

El desempeño reciente de las importaciones de consumo se relaciona principalmente con el fuerte aumento de la demanda a partir de agosto-septiembre del año pasado, lo que se tradujo en una baja de los inventarios (en algunos casos con quiebres de stock), y en una reprogramación de las existencias óptimas para los siguientes trimestres.

A partir de septiembre esperamos una moderación en el ritmo de expansión de las importaciones, influida por el avance en el proceso de normalización de inventarios y bases de comparación más exigentes para los mismos meses del año pasado.

En general, la demanda de consumo se mantendrá activa, habiendo certeza de los recursos comprometidos hasta fin de año producto del IFE, que por si solos aseguran una altísima disponibilidad de liquidez en los hogares. A ello se podría sumar un nuevo retiro de recursos previsionales, aún cuando el consenso indica que no existe ninguna base técnica para respaldar su necesidad.