fbpx

Disminuye intención de uso en bienes y servicios básicos ante un eventual cuarto retiro de pensiones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Las encuestas realizadas por el área de estudios de la CCS y con el apoyo de Kawesqar, destacan que la compra de bienes de primera necesidad pasó de 60% a menos de 40%. La intención de pago de préstamos también cae, aunque de forma más moderada.

A medida que avanzan los retiros de fondos de pensiones, se observa una clara tendencia a ir disminuyendo la incidencia del uso de los recursos en destinos de primera necesidad, como alimentos y servicios básicos (si bien siguen siendo los más mencionados), y a un aumento relativo en la intención de gasto en suntuarios, como automóviles o vacaciones. También aumenta la propensión a ahorrar y a invertir en proyectos de emprendimiento.

Así lo revela una serie de encuestas realizadas por el área de estudios de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) con el apoyo de campo de Kawesqar.[i]

Estos resultados son consistentes con una serie de antecedentes macroeconómicos y de indicadores financieros y de consumo, que muestran un aumento histórico en la liquidez de los hogares, muy superior a lo que podría considerarse como un año normal.

La compra de alimentos y de productos de primera necesidad sigue siendo el principal destino, pero el porcentaje de consumidores que indica que utilizará una parte de los recursos en estas categorías ha disminuido significativamente, desde niveles en torno al 60% en los dos primeros retiros, a un 39% ante un eventual cuarto retiro. Asimismo, el pago de servicios básicos cayó desde un 47% en el segundo retiro a un 25% en el cuarto. La intención de pago de préstamos, que se ha reflejado en una marcada disminución en los indicadores de morosidad crediticia, también mostró una baja, aunque más moderada, de un 28 a un 24 por ciento de menciones entre el tercer y cuarto retiro.

Por el contrario, la intención de uso de los recursos en emprendimiento aumentó desde el 8% en el primer retiro al 17% para el cuarto, la compra de automóviles subió de 2 a 4 por ciento en igual período, y el gasto en vacaciones lo hizo desde cero a un 3 por ciento.

Llama la atención, además, que la intención de uso en distintas opciones disminuye en general. Es decir, los encuestados mencionan menos posibles destinos que ante los retiros anteriores.

De acuerdo a la CCS, estos resultados refuerzan la percepción de que la seguidilla de retiros de fondos previsionales se ha ido apartando sucesivamente de sus objetivos originales, de acudir en ayuda de los hogares en la superación de la emergencia provocada por la crisis sanitaria.

Dentro del año en curso, ese rol ha sido asumido más activamente por el IFE, un instrumento que, si bien ha tenido una cobertura amplia, ha logrado una penetración mucho más efectiva en los hogares vulnerables que los retiros de AFP. Esto es confirmado también por la intención de uso de los recursos, que muestra un perfil mucho más similar a los primeros retiros en el caso del IFE, mientras que para el cuarto retiro cae, como se mencionó, el protagonismo de los gastos en primera necesidad.

En el caso del eventual cuarto retiro de pensiones, las principales diferencias entre hombres y mujeres se dan en la intención de compra de vestuario y calzado, equipamiento y mejoras del hogar, adquisición de automóviles y vacaciones (en las cuales los hombres muestra mayor disposición), y en instrumentos de ahorro, y pagos de educación (con diferencia significativa a favor de las mujeres).

A nivel etario, los jóvenes se ven con mayor intención de pagar préstamos en relación a los mayores, así como a invertir en emprendimientos, adquirir prendas de vestuario y automóviles, y en financiar vacaciones.

Los segmentos de menores recursos, en tanto, muestran un perfil más asociado a gastos de primera necesidad, tal como era de esperar y como ocurre además en el caso del IFE.

A nivel geográfico, por su parte, se observa una mayor intención de pago de préstamos en la Región Metropolitana (38 vs 20 por ciento), así como a la compra de alimentos y productos básicos (45% vs 38%).

[1] Corresponde a 1.668 encuestas levantadas entre mayo y septiembre de 2021 a nivel nacional.