Entrevista a Diario El Mercurio | Caída de más de 40% en ventas obliga al comercio a pedir ayuda al Gobierno

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Peter Hill, presidente de la CCS en entrevista con el Diario "El Mercurio", indicó que la institución presentó una serie de propuestas al ministro Lucas Palacios. También se citaron por videoconferencia con el Presidente Sebastián Piñera y enviaron una carta al Ministerio de Hacienda.

En medio del impacto que está enfrentando el comercio por el brote de covid-19, la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) activó una serie de acercamientos con el Gobierno para buscar fórmulas para enfrentar este escenario, según indicó el presidente del gremio, Peter Hill en entrevista con el diario “El Mercurio”.

-¿Qué cifras tienen en torno al impacto que ha sufrido la industria y el riesgo de quiebra de empresas pequeñas, medianas y grandes?

La situación es extremadamente crítica. Las empresas informan caídas superiores al 40% en los últimos dias. La mayor parte de las tiendas físicas están cerradas, con cero ingreso y un porcentaje importante no dispone de otros canales de venta, como el online.

Se prevé una caída importante para marzo y los meses siguientes, pero lo más grave es el riesgo de mortandad de corto plazo de las pequeñas empresas y la pérdida de empleos asociada: el 37% de las empresas del comercio minorista se declara en alto riesgo de perder su negocio producto de esta crisis. En el caso del pequeño comercio, esta proporción supera el 50%, es decir, más de la mitad del pequeño comercio declara seriemente amenazada su viabilidad. Es un escenario que no recordamos en nuestra historia reciente.

Las grandes empresas del sector, si bien tienen mayor capacidad de resistencia, también se ven seriamente amenazadas, con la excepción de las que comercializan alimentos, artículos de higiene y medicamentos. Eventuales escenarios de insolvencia en este segmento comprometerían además gran parte del empleo que provee el sector y la cadena de pagos.

Todo esto se ha sumado a los impactos del estallido social, de los que el sector comenzaba a recuperarse en medio de mucha incertidumbre. Es muy difícil estar preparados para dos embates de tal magnitud.

La CCS sostuvo una reunión el 23 de marzo con el ministro de Economía, Lucas Palacios, en la cual, según Hill, “presentamos un documento con acciones que ayuden a evitar los efectos económicos devastadores que está generando el coronavirus”.

Entre las propuestas, destaca la elaboración de un programa de protección del empleo para categorías de empresas medianas y grandes, que les permita tener acceso a créditos en condiciones justas, hacer una campaña en conjunto para ayudar a las empresas a subirse al comercio electrónico, entregar capacitación online gratuita a través de lo que hemos denominado “eCampus CCS” y, finalmente, ofrecer mil cupos de mediaciones pro bono a pymes a través del Centro de Arbitraje y Mediación de la CCS, para solucionar conflictos surgidos a partir de esta crisis. Según Hill, en la instancia no se discutió el llamado del Gobierno a congelar precios en productos básicos.

-En dicha cita, ¿Se discutió el llamado del Gobierno a mantener precios de insumos básicos? ¿Se les pidió que en el caso del comercio se intentara congelar algunos precios en ciertas categorías?

No se habló del efecto en los precios de la crisis, sin embargo, tenemos una visión clara y crítica de este fenómeno. A nuestro entender ese tipo de comportamiento se ve mayoritariamente en el comercio informal y -por qué no decirlo- el comercio ilícito. En las empresas establecidas, que cuidan su reputación y la relación con sus consumidores, vemos un comportamiento ejemplar e incluso haciendo grandes esfuerzos por mantener precios en el contexto de un tipo de cambio dramáticamente inestable y con tendencia al alza, además de costos de materias primas y productos terminados impactados por la crisis y sus efectos en las cadenas logísticas mundiales.

Carta al Ministerio de Hacienda

-¿Cuál fue la petición del gremio al Ministerio de Hacienda?

La planteamos al ministro en nuestra carta que tal como existe un paquete de instrumentos del Estado que va en ayuda de las PYMES, se contemple un programa de protección del empleo para categorías de empresas medianas y grandes que les permita tener acceso a créditos en condiciones justas. Esto porque, según las cifras de SII, las medianas y grandes empresas en Chile representan el 92% de la actividad económica medida por ventas y proveen el 72% del empleo formal dependiente, equivalente a más de 5 millones de trabajadores. En este contexto propusimos que 1) empresas con más de 50 trabajadores que demuestren pérdida de ingresos superiores al 20% como efecto del coronavirus, puedan acceder a créditos bancarios basado en su performance histórica.

2) Monto máximo de los créditos: 6 meses de su planilla de sueldos (incluyendo costos previsionales y de salud) 3) Plazo: 5 años. 4) Garantía del estado de manera de permitir que los bancos comerciales logren administrar el volumen de requerimientos y puedan accionar estos créditos sin castigos por riesgo que impactan el costo de los créditos e incluso su viabilidad.

-¿Qué otras reuniones contempla tener la CCS en este escenario?

La CCS seguirá participando semanalmente en la mesa de coordinación que es muy importante donde se conversan abiertamente las necesidades, sugerencias y cómo podemos ayudar a mejorar la situación en general del país.

-¿Cómo evalúa la iniciativa de aplicar cuarentena total en algunas comunas de Santiago? ¿Qué tanto afecta esto al sector?

Confiamos en que las medidas nos mostrarán buenos resultados en su objetivo de contener la tasa de contagio del virus. Desde la mirada de la continuidad de las empresas, evidentemente pone a muchas ante un panorama catastrófico. Aún no salimos de la crisis de violencia que impactó principalmente al comercio con saqueos, incendios y una baja dramática en las ventas de fin de año, cuando nos vemos en medio de esta emergencia que obliga al cierre de la mayoría de los locales. Si no llegamos como Estado o sociedad, de manera oportuna, al rescate de estas empresas, muchas no sobrevivirán. Es imposible pensar en que las empresas del comercio puedan salir solas de una condición de cierre obligado por meses en donde básicamente su flujo de ingresos se va a cero.

-¿Qué iniciativas contemplan que podrían mitigar el impacto de profundizarse la medida?

Liquidez.Estamos convencidos que con ayuda del Estado (proponemos un aval) los Bancos pueden generar los créditos que ayuden a las empresas a enfrentar estos –ojalá- 3 meses sin ingresos. Un escenario pesimista nos habla de 6 meses, creemos que si las empresas pueden pagar los compromisos con sus trabajadores en ese rango de tiempo, podremos salir de la crisis económica como consecuencia de la lucha por la salud de las personas.

-¿Ha habido coordinación con instituciones financieras, proveedores, u otros actores que podrían dar una mano al comercio en medio de su compleja situación financiera?

Vemos que la Banca ha tenido una actitud de apoyo hacia sus clientes, pero debemos recordar que las normas que regulan esa industria no permiten que por ‘voluntad’ los bancos puedan ir en rescate de ellos. Esa ayuda, para que sea real, debe de ser con costos competitivos y para eso el riesgo de los créditos debe ser bajo, en este escenario, la única opción es un apoyo del Estado para ese instrumento.

-¿Cuáles son las proyecciones de crecimiento del sector para este año?

No habrá crecimiento. La pregunta es de cuánto será la contracción y esa pregunta es muy difícil de contestar en esta etapa tan temprana de la crisis.

Las empresas del sector proyectan hoy una caída del 19% en sus ventas para este año, obviamente influidas por la desazón que ha provocado la crítica situación actual. Esperamos lograr minimizar, en lo posible, la magnitud del año, pero las expectativas se han vuelto en general bastante negativas.

-¿Qué tan relevante ha sido el comercio electrónico para el sector durante la cuarentena?

Ha sido la vía más importante para que las familias puedan seguir aprovisionándose de muchas necesidades, que no siendo alimentos o medicamentos, pasan a tener una importancia mayor en el contexto del encierro. Se necesitan insumos para los niños que deben tratar de suplir su asistencia a clases, para  trabajadores con tele trabajo y otros productos que, en la medida que las cuarentenas se alargan o se acercan al invierno, pasan a ser de mayor relevancia. Hoy, a fines de marzo, los ítems de calefacción no tienen relevancia, pero ¿qué pasará en meses más fríos?

Por otra parte, desde el punto de vista de algunas empresas, el comercio electrónico se transforma en su última línea de vida y esperamos poder ayudar a más empresas a tener ese acceso a los consumidores, quienes también se ven obligados a subirse a las compras por internet, de manera de obtener muchos productos que no siempre están en el supermercado o en el almacén de barrio.