CCS: No somos partidarios de catálogos ni listados restrictivos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Cámara de Comercio de Santiago (CCS) resaltó la necesidad de poner orden y zanjar un debate que se ha extendido por demasiado tiempo, generando incertidumbre y confusión entre los agentes económicos, los consumidores y las propias autoridades fiscalizadoras.

La Cámara de Comercio de Santiago (CCS) amplió su declaración de hoy, en la cual solicitaba al Presidente de la República, encomendar a los ministros de Hacienda y Economía “conducir y resolver el debate sobre el carácter esencial de los productos que puedan comercializarse durante el periodo de restricción de desplazamiento establecido por la autoridad sanitaria, como una forma de poner orden y zanjar un debate que se ha extendido por demasiado tiempo, generando incertidumbre y confusión entre los agentes económicos, los consumidores y las propias autoridades fiscalizadoras”.

La institución gremial agregó que “no somos partidarios de catálogos ni listados restrictivos que excluyan productos de consumo habitual por los consumidores, lo que solo contribuiría a agravar la crisis económica y de empleo que estamos enfrentando”.

La CCS propone “que  el criterio sea que se pueda producir y comercializar todo aquello que habitualmente requiere un consumidor, poniendo el foco en los cuidados sanitarios necesarios para un expendio o despacho seguro”.

“Se ha generado un debate artificial sobre esta materia, que no está a la altura de las múltiples necesidades que tenemos como país y que arriesga la supervivencia  de miles de empresas y el acceso al consumo de millones de hogares. El consumo de primera necesidad de alimentos y medicamentos está cubierto por el comercio físico que está autorizado para funcionar. TODO el resto del consumo de los hogares está siendo sostenido por el comercio electrónico, con todos los protocolos de seguridad para minimizar cualquier riesgo sanitario. Cuestionar la distribución a hogares significa cortar de raíz el acceso a consumo indispensable, más allá de rubros o categorías, y sentenciar a muerte a miles de pequeños comercios”. En esta línea, la CCS se manifestó a favor de la conducción que han tenido las autoridades económicas en la materia.

Finalmente, la CCS concluyó haciendo un llamado a tomar conciencia de los difíciles momentos que estamos viviendo todos como país, reforzando las medidas de contención sin restringir innecesariamente otras libertades básicas al consumo de los hogares, lo que a su vez promueve el desarrollo indeseado del mercado negro o ilegal, con todos los riesgos que ello conlleva.