fbpx

Masa salarial creció 6,2% en marzo, pese a contracción de las remuneraciones reales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
El estudio realizado por la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) destaca que el sector de alojamiento y comidas mantiene el primer lugar de crecimiento, con un aumento de 24%, seguido de la minería, salud y asistencia social.

De acuerdo con las estimaciones de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) a partir de las últimas cifras sobre el mercado laboral entregadas por el INE, la masa salarial anotó un crecimiento de 6,2% en marzo, un resultado 0,9 puntos por debajo de lo registrado en febrero. Lo anterior, pese a la caída de 1,8% en las remuneraciones reales, que resultó más que compensada por la expansión del empleo.[1]


[1].- La masa salarial mide la evolución de los ingresos laborales de los trabajadores asalariados, y la CCS la calcula a partir de la variación en 12 meses de las remuneraciones reales y del empleo informadas por el INE.

El factor inflacionario resultó determinante en la contracción de las remuneraciones reales, las que anotaron su peor variación en más de una década. Ello, pese a que las remuneraciones nominales se mantienen creciendo a tasas también récord, por sobre el 7% en 12 meses. Esta fuerte expansión en los ingresos nominales se debe en parte al mismo fenómeno inflacionario, ya que una porción de los salarios se encuentran indexados al IPC a través de diferentes mecanismos. Esa indexación, por una parte, retroalimenta el proceso inflacionario y, por otra, no es capaz de anular completamente la pérdida de poder adquisitivo que genera el aumento de precios.

El empleo, que corresponde al otro determinante de la masa salarial, creció a un vigoroso 8%, y a un 8,2% en el caso del empleo asalariado.

La masa total de ingresos de los ocupados, que incluye también a los no asalariados, anotó un crecimiento estimado de 6% en marzo, 1,1 puntos porcentuales por debajo del mes previo.

Al analizar el comportamiento del empleo por ramas de actividad económica, se observa que el sector de alojamiento y comidas mantiene el primer lugar de crecimiento, con un aumento de 24%, seguido de la minería (20,4%) y, en tercer lugar, las actividades de salud y asistencia social (15,6%). A continuación se ubican la construcción (11,4%), comercio (9,9%) e industria manufacturera (9,3%).

Respecto a las remuneraciones nominales, los mayores incrementos se dieron en el sector minero (10,8%), alojamiento y alimentación (10,2%), industria manufacturera (8,3%), y comercio (8,0%). El menor crecimiento se presenta, en tanto, en los sectores de actividades financieras (6,4%) y enseñanza (5,5%).

En el sector público, en tanto, las remuneraciones crecieron un 5,3% nominal anual, mientras que el número de funcionarios se contrajo en un 3,7% en 12 meses.

De acuerdo con nuestras estimaciones, a contar de abril debiera notarse con mayor claridad una desaceleración en la masa salarial, la que se intensificará en mayo, producto de una base de comparación sustantivamente más exigente, que se mantendrá durante el resto del año.